Adelgazar es bueno

26 nov. 2008

Todos sabemos que una de las facetas importantes para conservar nuestra salud es mantenernos en un peso equilibrado. Pues en las empresas, también es importante. Y en particular en las empresas de software.

En los inicios de cualquier empresa, se tiende a pensar, que cuanto más de todo, mejor.

  • Cuantos más productos y servicios desarrollemos, más ventas conseguiremos.  
  • Cuantos más clientes y proyectos tengamos, mayores beneficios.
  • Cuanta más complejidad y más líneas de código tengan nuestros programas, mejor, porque significará que tienen más funcionalidades.
  • Cuantos más procesos y procedimientos regulemos, mejor definiremos el funcionamiento de la empresa.
  • Cuantos más trabajadores seamos, mejor podremos asumir grandes cargas de trabajo.

Sin embargo, la experiencia de los años y el sentido común, van indicando que no es así. Que conviene no engordar más y adelgazar en lo que sea posible.

No hay que desarrollar todos los productos y servicios que se nos ocurran. Centrémonos en aquellos que pensemos que pueden ser realmente rentables. Seamos buenos en lo que hacemos, y no mediocres en todo. Especialización y diferenciación de la competencia. Desarrollar un nuevo producto tiene unos costes, y requiere una inversión, pero mantenerlo puede ser un coste oculto mucho mayor de lo esperado. Nos sentiremos tentados a ofrecer servicios complementarios a los que venimos ofreciendo, pero tal vez, sea mejor orientar a nuestros clientes hacia las empresas que pueden satisfacerles esas necesidades mejor que nosotros. Solo deberemos prestar nosotros el servicio si realmente queremos dedicarnos a ello en cuerpo y alma. Si forma parte de nuestra idea de negocio.

No es necesario tener una amplia cartera de clientes. Seleccionemos a los clientes y los proyectos que realizamos. Es un error aceptar el desarrollo de cualquier proyecto que nos proponga un cliente. Puede resultar apetecible en un primer momento, pero a la larga se paga.

Intentemos mantener nuestras aplicaciones con la mayor simplicidad y la menor cantidad de líneas de código posible. Reutilicemos al máximo, y no reinventemos la rueda. Utilicemos frameworks ya existentes y componentes estándares. El mejor programador sería que el consiguiese la funcionalidad deseada sin programar nada. Tras algunos meses o años de desarrollo de una aplicación, tal vez nos encontremos utilizando más tiempo en refactorizar y eliminar código y reemplazando código propio por soluciones existentes, que desarrollando cosas nuevas.

No tratemos de regular excesivamente con procesos y procedimientos la actividad de la empresa. Intentemos eliminar al máximo estos procesos automatizándolos. La mejor manera de hacer cumplir un procedimiento es que no exista otra manera de hacerlo, o que esté tan automatizado que el proceso como tal quede oculto. Fomentar una cultura y un know-how que permita como realizar una tarea aunque no esté explicitado como realizarla.

En la mayoría de proyectos, incrementar el número de personas dedicadas al mismo, no produce un incremento lineal del rendimiento ni de la velocidad de desarrollo. No tendamos a incrementar nuestra plantilla como la panacea para asumir mayor carga de trabajo. Seamos eficientes, que nuestra plantilla esté motivada y sea competente en su trabajo. Mejoremos la productividad, busquemos maneras de hacer el mismo trabajo en menor tiempo. Tengamos las herramientas de trabajo adecuadas, investiguemos en nuevas tecnologías que nos permitan una mayor agilidad. La productividad es la clave.

Resumiendo, menos es más. El ser humano tiende al caos, a la sobrecarga, al barroquismo y al exceso. Adelgazar es una tarea costosa y que requiere esfuerzo. Pero la obesidad es la principal causa de muerte en los países desarrollados. Quizá también de muchas empresas.

comments powered by Disqus
subir